Elección rápida de coches
Elige Marca >
Elige modelo >
Ver
  • Abarth
  • Alfa Romeo
  • Aston Martin
  • Audi
  • Bentley
  • BMW
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroen
  • Corvette
  • Dacia
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ferrari
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hummer
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mahindra
  • Maserati
  • Maybach
  • Mazda
  • Mercedes
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Morgan
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Porsche
  • Renault
  • Rolls Royce
  • Saab
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volkswagen
  • Volvo

    La caja secuencial M (SMG II)

    1 de enero de 2001
    Segunda generación con Drivelogic
    La caja secuencial M (SMG II)
    BMW M recurrió a las experiencias acumuladas en las pistas de carreras para desarrollar junto con las empresas Getrag y Sachs una nueva caja de cambios de alto rendimiento y, a la vez, apropiada para la conducción en tráfico normal. Se trata de la caja secuencial M (SMG II), cuya versión de segunda generación se monta ahora en el M3.

    La SMG de segunda generación representa una evolución considerable de la SMG original y la caja es, en términos técnicos, idéntica a la caja de cambios manual del M3 de seis marchas (más retroceso). La nueva versión no solamente tiene la palanca de cambios secuencial convencional, sino también dispone de dos teclas o alaves en el volante. De esta manera, el conductor elige cómo cambiar de marchas. Las teclas del volante contribuyen a mejorar el nivel de seguridad activa, ya que usándolas, el conductor no tiene que apartar las manos del volante.

    Esta nueva caja SMG combina la posibilidad de cambiar de marchas secuencialmente y de optar por la modalidad de cambios automáticos. Sus ventajas son evidentes:

    El conductor puede elegir en todo momento entre dos modalidades: cambio secuencial («S») o cambio automático («A»).

    La «Drivelogic» consigue adaptar las características del cambio de marchas del sistema SMG al estilo de conducción, recurriendo a un total de once programas diferentes.

    Cuando el conductor baja de marcha, el sistema ejecuta automáticamente un desembrague doble.

    Ya no es necesario embragar, con lo que ya no hay pedal de embrague. Además, a diferencia de una caja de cambios automática, la caja SMG no dispone de un convertidor de par que consume mucha energía y, en consecuencia, reduce las prestaciones del coche.

    Con la caja SMG, las prestaciones son ligeramente superiores que con la caja de cambios manual y, además, los cronos conseguidos siempre se pueden repetir.

    Los «shift lights» (diodos luminosos en el panel que indican el momento óptimo para el cambio de marchas) de la caja de cambios secuencial M permiten aprovechar al máximo la potencia del M3.

    Cambiar de marchas en tiempo récord

    La segunda generación de la caja SMG ha conseguido reducir aún más el tiempo de interrupción de la tracción. Ahora, el cambio de marcha más rápido puede hacerse en tan sólo 80 milésimas de segundo. Es difícil que alguien pueda cambiar de marchas manualmente a esa velocidad.

    Además, con el sistema Drivelogic el conductor puede adaptar manualmente la dinámica de los cambios de marcha eligiendo entre seis programas diferentes, empezando por S1 para una conducción dinámica reposada y llegando hasta S5 para un estilo de conducción francamente deportivo. Además, puede activar el programa S6 si está desconectado el DSC (control dinámico de la estabilidad), ofrecido de serie en el M3. Entonces, los cambios de marcha se producen al estilo más deportivo, como en un coche de carreras.

    En situaciones críticas, por ejemplo al reducir las marchas sobre una calzada resbaladiza, el sistema desembraga de inmediato cortando el momento de arrastre del motor, con lo que el coche no derrapa.

    El «cerebro» de este nuevo sistema es el sistema de gestión electrónica del motor MS S54, desarrollado por BMW M, que intercambia datos con la unidad de control de la caja de cambios secuencial M. Ambas unidades de control están conectadas entre sí mediante un «bus de datos» de alto rendimiento (SMG-CAN).

    Once sensores redundantes del sistema SMG están incluidos en la red del CAN-Bus. Estos sensores son indispensables para la ejecución de numerosas funciones especiales que la caja SMG ofrece como exclusividad mundial. Por ejemplo, únicamente con un sensor de aceleración longitudinal es posible disponer de funciones tales como «ayuda en cuesta» o «detección de montaña». La unidad de control de la caja de cambios secuencial puede conectarse al sistema de diagnóstico en cualquier taller autorizado de BMW.

    ¿Cómo funciona la caja de cambios secuencial M?

    Todas las marchas se cambian electrohidráulicamente. En el M3, todos los elementos de mando de la caja SMG funcionan «by wire», con lo que reaccionan con gran rapidez y seguridad, sin conexiones mecánicas, igual que los sistemas utilizados en la aeronáutica y en la navegación espacial.

    Si está activada la modalidad («A»), la caja de cambios secuencial M cambia de marchas en función de un programa elegido por el conductor mediante el «Drivelogic Control». Si se cambia de la modalidad «A» a la «S», cosa que es posible en todo momento y estando el coche en movimiento, el conductor puede subir las marchas pulsando la tecla derecha del volante o dando un ligero toque hacia atrás a la palanca que se encuentra en la consola central.

    Para bajar de marchas, hay que proceder a la inversa, es decir, pulsar la tecla del volante que se encuentra en el lado izquierdo o dándole un toque a la palanca moviéndola hacia adelante. Al hacerlo, el sistema efectúa un desembrague doble, tal como lo hacen los pilotos más experimentados, para conseguir que bajen las marchas con mayor rapidez y suavidad.

    Pulsando varias veces las teclas o desplazando varias veces seguidas la palanca es posible «pasar por alto» varias marchas. Sin embargo, el sistema electrónico ejecuta estos cambios únicamente si lo permiten las revoluciones del motor. Ello significa que es imposible revolucionar demasiado el motor.

    «Shift lights» indican el momento óptimo para cambiar de marcha.

    El conductor de un M3 sabe en todo momento qué programa está activado y en qué posición se encuentra la palanca selectora, ya que no tiene más que consultar el visualizador SMG que se encuentra en el panel de instrumentos, debajo del cuentarrevoluciones. Además, los diodos luminosos llamados «shift lights» entran en acción cuando está activada la modalidad secuencial, indicando cuál es el momento óptimo para cambiar de marcha en función de las revoluciones del motor. Al igual que al volante de un Fórmula 1, el conductor de un M3 dotado del sistema SMG siempre tiene la posibilidad de aprovechar al máximo la potencia de su coche. En la modalidad «S», la caja de cambios secuencial no sube de marchas automáticamente porque, a fin de cuentas, el conductor que elige esta modalidad opta por un estilo de conducción realmente «activo».

    Para poner la «marcha atrás» hay que mover la palanca hacia adelante y la izquierda, igual que en la caja manual. Al aparcar con una marcha puesta, el coche no puede empezar a rodar involuntariamente.

    La caja SMG ofrece una función especial muy práctica que permite arrancar en cuestas sin que apenas el coche ruede hacia atrás. Se trata de la «ayuda en cuesta», disponible tanto en la modalidad secuencial como en la automática, dando igual si se arranca hacia atrás o adelante. Para activar esta práctica función, no hay más que pisar el freno y mantener pulsada la tecla izquierda del volante durante unos segundos. A continuación, al soltar el freno se disponen de dos segundos para poner en movimiento el M3 sin que el coche ruede involuntariamente por la pendiente.

    La «ayuda de aceleración» permite acelerar al máximo. Desconectando el sistema DSC y eligiendo el programa S6, el conductor sólo tiene que presionar sobre la palanca hacia adelante y mantenerla en esa posición. Entonces, cuando pisa el acelerador a fondo, la caja sube las revoluciones del motor hasta alcanzar el nivel óptimo para arrancar. A continuación, no tiene más que soltar la palanca y el M3 se lanza a la vez que la electrónica se encarga de evitar que patinen los neumáticos. Esta es una función que únicamente ofrece el M3.

    El sistema dispone de numerosas funciones de seguridad, entre ellas aquella que durante cuatro segundos evita que se ponga en movimiento el coche mientras la puerta del conductor está abierta (por ejemplo, al cambiar de conductor). Si durante esos cuatro segundos no se pisa el pedal del freno o del acelerador, la caja cambia a punto muerto hasta que el conductor elija una marcha. Además, si está abierto el capó del motor, tampoco no se puede poner en movimiento el coche.

    El M3 equipado con SMG puede aparcarse estando la palanca en las posiciones «R» (marcha atrás), «S», «A» u «O» (con chivato óptico y acústico). En estas posiciones también es posible retirar la llave del encendido.
    Vota este articulo
    (3 votos)